El nuevo iPad Pro

Un iPad mejor más grande con unos accesorios que ofrecen nuevas posibilidades así es el nuevo iPad pro. Un producto familiar y novedoso a la vez que sorprende pero que tampoco llega a ser perfecto, así que vamos a analizarlo y esto es lo que debes conocer.

El nuevo iPad Pro es un iPad gigante que solo ha hecho eso, crecer, sus 3 pulgadas adicionales hacen que llegue con una pantalla de 12,9 que lo hacen grande, ¡muy grande!, su tamaño impresiona y aunque en grosor y peso están muy bien equilibrado el problema es que tenemos asimilado al iPad como un producto móvil fácil de usar e interactuar en cualquier situación. Ahora el nuevo iPad pro hace inasumible la idea de manejarlo con una sola mano, incluso con las dos hace que nos encontremos con situaciones bastante ridículas como cuando lo usamos en modo vertical, algo que además conlleva un problema extra y es que el iPad Pro está realmente pensado para ser usado en modo horizontal y recurriendo mucho al uso de pantalla dividida, si no es así las aplicaciones que solo funcionan en modo vertical que las hay y muchas, provocan una experiencia de uso muy poco cómoda.

Sin embargo para hacer un producto que se usará en horizontal apoyado en una mesa o superficie, en Apple parece que no han hecho ningún esfuerzo a nivel de diseño para montarlo, y es que una peana desplegable le hubiese sentado mucho mejor y no las Smart Cover que por sí solo cuestan 69 € y no ofrecen esa misma experiencia.

Dejando estos aspectos de lado el extra de Diagonal sí que consigue que disfrutemos más de una pantalla muy buena con una resolución de 2732 x 2048 píxeles, la calidad de la misma es muy alta, tanto que los colores, ángulos de visión, brillo, contraste y la respuesta táctil están en unos niveles realmente sorprendente sobresaliente, eso sí, las huellas siguen siendo una pesadilla en esta pantalla a pesar de mucha capa repelente que se integre, claro que aún con esa calidad general del producto a la nueva pantalla se le echa en falta Trinitat tecnología con la que Apple ha presumido mucho este año.

De todos modos no podemos negar el desarrollo que la compañía ha realizado al crear una pantalla con una nueva tecnología pensada y diseñada junto al Apple pencil, un lápiz óptico con el que vamos a poder dibujar con total precisión. Este accesorio de venta por separado facilita mucho las tareas creativas, detecta muy bien la palma de la mano cuando la tenemos apoyada en la pantalla y la precisión de los trazos va a permitir a todo tipo de creativos trabajar con gran detalle, es un buen extra pero su precio y otros pequeños detalles hacen que ciertamente me choque un poco.

Aun así y tras todo esto, lo que no genera duda es que el iPad Pro ofrece potencia bruta para lo que queramos, su nuevo procesador a9x rinde a niveles muy altos casi equiparable a la configuración más alta de la familia en MacBook Pro, eso junta sus 4 gigas de ram permiten una experiencia como nunca antes habíamos disfrutado en un producto ibooks, y todo ello sin renunciar en autonomía, que se sigue manteniendo en casa y las 10 u 11 horas con lo último en conectividad 4 altavoces que junto al uso de los giroscopios detectan siempre en la posición adecuada para que unos en los tonos graves y otros los agudos y otros detalles como lo bien que se aproveche la pantalla con dos aplicaciones abiertas

El nuevo iPad Pro es un producto interesante pero solo para un cierto público, además iOS igual no es el sistema ideal para un producto con apellido Pro y con la productividad como argumento, principalmente porque pide aplicaciones que simplemente no se adapten a una pantalla mayor, sino que le saquen mayor partido. Ahora mismo sin duda alguna el iPad Pro es un buen producto pero no deja de ser un iPad gigante