Indian Springfield Dark Horse 2019

PIN

Después de muchos proyectos personales que han tenido prioridad en mi vida, ahora me encuentro en una situación que tiende a estabilizarse, así que es el momento de volver a plantearme la próxima moto. Hasta ahora apuntaba a una Harley, y he probado bastantes modelos de la marca. Pero Indian también me ha echado el ojo, al menos sobre el papel. Llevo un tiempo pensando que estaría bien probarlo para asegurarme de que no se me escapa nada. Así que me dirigí al concesionario indio de Rennes donde había una bonita Springfield Dark Horse disponible para probar.

La moto en cuestión es un modelo de 2019 equipado con el motor de 111 ci, es decir, 1811 cc. Para 2020, el Springfield Dark Horse está equipado con el 116 ci, que es un poco más grande, pero también más potente y con más par motor. Pero se han realizado otros cambios (asiento y manillar, entre otros). El 111 seguirá estando disponible durante algún tiempo, especialmente en la versión «estándar» de Springfield. El modelo probado es de la serie Dark Horse, que es un nivel de acabado que se puede encontrar en varios modelos de la marca. Los modelos Dark Horse están pintados en negro en lugar de cromados y la pintura de la carrocería es mate.

El que estoy probando hoy tiene un color blanco mate. Así que aunque sobre el papel no me pareció muy armonioso el fuerte contraste entre las partes pintadas de negro y la carrocería blanca, en la realidad me pareció que quedaba muy bien. Así que, si tiene dudas, vaya a verlo en la vida real. De todas formas, la moto está muy bien acabada, no se ve mucho y lo único que me llamó la atención es el mazo de cables eléctricos que se ve en el regulador de tensión, situado en la parte inferior del motor, en la parte delantera. Sin embargo, nada realmente chocante, la moto está en general muy bien acabada y el motor está perfectamente resaltado sin mangueras antiestéticas u otras conexiones que estropeen la vista. Está claro que está bien hecho, y dado el rango de precios sólo se puede esperar este nivel de calidad.

Pasaré rápidamente sobre el equipamiento, el objetivo de la prueba era sobre todo el comportamiento general de la moto. En cuanto a las ayudas a la conducción, está obviamente el ABS obligatorio, 3 modos de conducción (touring, standard o sport) que actuarán esencialmente sobre la respuesta del acelerador y un control de crucero. Algunos dirán que falta un control de tracción, pero yo no lo necesito. También hay un control de la presión de los neumáticos, arranque sin llave, alarma y cierre de equipaje a distancia. El velocímetro, aunque tiene una bonita esfera con aguja, tiene una pequeña ventana digital que no es especialmente estética en mi opinión. La información se agradece y hay mucha, pero la pantalla de cristal líquido me parece un poco barata, indica el concesionario de motos ocasión Málaga Crestanevada. Los últimos modelos de Harley están un paso por encima en términos de presentación, creo. Sin embargo, es completo: velocidad del motor, marcha, temperatura ambiente, indicador de combustible, 2 viajes, velocidad media, etc, etc. No es una pantalla TFT ultramoderna y conectada, pero este medidor encaja bien con el espíritu de la moto. Espero que en un futuro próximo los fabricantes puedan ofrecernos un cuadro de instrumentos de aspecto clásico que integre funcionalidades modernas. Triumph se acerca a esto con el último Rocket 3.

Una cosa que no me gustó fue la falta de doble cambio (disponible como opción) o el faro clásico, sin LEDs. Se trata de una máquina que cuesta cerca de 30.000 euros e Indian podría haber hecho una pequeña mejora en algunos equipos.

La primera buena sorpresa al arrancar: el ruido original es cavernoso y un poco abofeteante, como todo buen gran gemelo. Ya me parece que la Guzzi hace un buen ruido, la Indian es aún mejor y hasta pensé que eran silenciadores adaptables. Pero no, la moto es realmente de serie y es una delicia para los oídos, ni demasiado ruidosa ni demasiado silenciosa. La moto pesa 358 kg con los depósitos llenos, la distancia entre ejes es bastante larga, así que, por supuesto, cuando te paras a maniobrar tienes que ser humilde y tomarte tu tiempo. Sin embargo, la moto es baja, lo que facilita las cosas. Es fácil cogerle el tranquillo en cuanto empiezas a conducir. En las pequeñas rotondas u otras maniobras a baja velocidad que requieren girar bien la moto, no es lo más intuitivo cuando vienes de una máquina con una ergonomía totalmente diferente. Pero es una inyección de energía y al final es bastante fácil cogerle el tranquillo.

Habiendo amado el motor de la Harley por su aceleración a muy bajas revoluciones, tenía curiosidad por el comportamiento del motor de la Indian, ya que es claramente uno de los aspectos que guiarán mi futura compra. El motor indio está equipado con 2 válvulas por cilindro, lo que en teoría favorece las bajas revoluciones como me gusta. Al igual que la Harley Twin Cam en 103 ci que había probado, toma el mando sin inmutarse a partir de 1500 rpm. Un verdadero placer. Rodar con el gran par motor y dar gas desde las revoluciones más bajas es un placer que pocos motores ofrecen hoy en día en el mercado. La sensación es claramente enorme y es aquí donde se puede tener una muy buena sensación mientras se conduce a velocidades razonables. Por eso hoy apuesto por este tipo de máquinas: mucha diversión sin tener que ir rápido. Y lo digo con cierta distancia porque también tuve motos muy deportivas. Así que tengo curiosidad por comparar este motor con las últimas producciones de Harley y su motor M8 que ha pasado a 4 válvulas por cilindro.

Pero estas sensaciones a baja velocidad no sólo se deben al motor, la posición también es para mucho. Sentarse en el respaldo de un sofá, con las piernas ligeramente adelantadas y la torsión tirando de los brazos, multiplica claramente las sensaciones por diez, a diferencia de una bicicleta en la que el cuerpo se engancha en la parte delantera y las piernas están dobladas. Sin duda ayuda a la conducción incisiva, pero también borra la noción de velocidad. Bueno, a cada uno lo suyo por supuesto, por mi parte, después de haber probado un montón de cosas, sigo estando muy contento de haber descubierto este tipo de máquinas en las que me costaba verme unos años antes.

Por el lado del chasis, mi conducción se limitó a carreteras más o menos rectas con un firme no tan bueno, pero aún pude disfrutar de 2 o 3 curvas. Es claramente una moto cómoda y las suspensiones hacen su trabajo muy bien teniendo en cuenta el mal camino que tomé. No se sienten las sacudidas, pero sí las asperezas de la carretera, lo que es un buen punto para la retroalimentación al manillar. En las curvas, la moto se balancea con facilidad y se puede enlazar sin tener que jugar con la caja de cambios en el medio. ¡Todo en la grasa del par te lo digo yo! Hablando de la caja de cambios, no hay mucho que decir sobre ella, es discreta y cierra bien. Sólo hay que tener cuidado de no cambiar las marchas como un loco, como en el Guzz. La distancia al suelo es mucho mayor que en una Harley, por lo que no roza, o al menos yo no estaba limitado en absoluto como lo estaba con la Slim o la Fat Boy. No es realmente el espíritu de tomar un ángulo loco con este tipo de moto, pero sigue siendo tranquilizador saber que se puede tomar bastante ángulo en una curva tomada un poco demasiado rápido.

También te puede interesar