SUZUKI SWIFT

PIN

El superventas de Suzuki, el Swift (5 millones de unidades vendidas en todo el mundo desde 2004) necesitaba un pequeño rejuvenecimiento. Para darle un impulso, Suzuki ha retomado la receta que la convirtió en un éxito: una cara bonita, buenas prestaciones en carretera y un precio tentador.

Sea cual sea el segmento de los coches, los compradores suelen ser «ovejunos». Se conforman con comprar el mismo coche que sus vecinos. Pero la originalidad se paga, y el Swift es una prueba de ello. El coche japonés es indudablemente original con su pequeño y encantador aspecto y su techo flotante. Pasan los años y el Swift sigue conservando su diseño original. Suzuki se conforma con modernizar, de una generación a otra, el diseño inicial que la convirtió en un éxito. La cuarta generación no es una excepción. De hecho, para descubrir los verdaderos cambios, hay que mirar al recién llegado a los ojos, cara a cara. El frontal es más dinámico, con una parrilla hexagonal ligeramente prominente y unos faros que se estiran hacia atrás. La parte inferior del parachoques también se ha modificado por completo.

Desde el lateral, los tiradores de las puertas traseras están ahora integrados en el pilar de la ventanilla, lo que da al coche un aspecto de coupé de 3 puertas.

Visto desde atrás, el coche parece que acaba de sufrir un reventón. Parece más atlético. Los parachoques se han vuelto más redondeados y las luces son ahora más verticales. Por último, aparece un pliegue corporal bastante pronunciado en el tronco.

A pesar de sus dimensiones muy compactas, en opinión de Crestanevada Girona, el Swift merece una buena nota por su interior. El espacio en las plazas traseras es decente, sobre todo en cuanto a espacio para las piernas y la cabeza. Por otro lado, la capacidad del maletero se limita a 265 litros, menos que la media del segmento y menos que las referencias de la categoría, que suelen ser más largas que el pequeño coche japonés.

El salpicadero sigue teniendo un diseño agradable y no desentona con el resto del coche. Los montajes son correctos y los materiales también, aunque los plásticos utilizados no sean de gran calidad. Pero el aspecto general del interior del coche es sólido, eso es lo principal.

La pantalla táctil de 7 pulgadas es fácil de utilizar porque es intuitiva y los controles son fáciles de usar. En resumen, uno se siente rápidamente a gusto en este Swift, especialmente porque los ajustes de profundidad y altura del volante permiten encontrar rápidamente la posición de conducción ideal. El único inconveniente es que los asientos son realmente muy (¿demasiado?) firmes. Lo mismo puede decirse de la amortiguación, que también es firme… el confort no es la principal cualidad de este coche urbano. Dicho esto, no es nada como la falta de confort en un kart.

Con un peso de sólo 875 kilos. Su ligereza facilita que el motor mueva el Swift. Está disponible con dos motores de gasolina, un 1.2 de 4 cilindros de 90 CV y un 1.0 de 3 cilindros de 111 CV. Ambos motores pueden combinarse con el sistema híbrido ligero SHVS. Una caja de cambios automática de 6 velocidades, incompatible con el SHVS, está disponible con el 1.0 y el 1.2 puede combinarse con la tracción total ALLGRIP y el SHVS.

El Swift es, por tanto, un coche que se encuentra a gusto en la carretera, gracias a su chasis endiabladamente eficiente y a su ligero peso. Toma las sucesivas curvas con serenidad, sin salirse nunca de su trayectoria. Donde el Swift sorprende es en el aspecto técnico, debido al mencionado sistema híbrido ligero. Este sistema, que consiste en un motor de arranque-alternador, produce un máximo de 3 CV y 50 Nm de par, y cuenta con una pequeña batería de 36 Wh que se recarga durante determinadas fases de la conducción. Se utiliza principalmente para aliviar el motor de combustión cuando se solicita con más fuerza, con el fin de ahorrar un poco de combustible. De hecho, permite al Swift alcanzar unas cifras de consumo de combustible muy razonables. Pero hay que decir que el ahorro de combustible no es asombroso en comparación con un modelo sin este sistema opcional (0,3 centilitros/100 km en el ciclo combinado, según Suzuki). Por lo tanto, está más bien reservado a los habitantes de la ciudad (se puede ahorrar hasta 1 litro/100 km en la ciudad, según el fabricante).

¿Cómo resumir este Swift? Es convincente, a pesar de algunos pequeños defectos. Bien diseñado, este pequeño coche japonés es agradable de conducir y tiene un bajo consumo de combustible. De tamaño pequeño, es muy habitable, pero su comodidad es un poco firme. En general, el balance es positivo.

Crestanevada Girona | Concesionario de coches de segunda mano
Dirección: Carrer Bonastruc de Porta, 19, 17001 Girona
Teléfono: 658 57 09 71

 

También te puede interesar